Despensa del valencià, El Blog del Wuniatu" /> Despensa del valencià | El Blog del Wuniatu" />

« Home | Botànica urbana i funerària » | Una làpida » | Moniatoplàsties » | Un llibre de cuina » | El retorn de mon tio Toni, el Danonero » | Tres_granotes.jpg  » | Tres granotes, mare, tiene l'arbolé » | condensaci  » | «Condensació», un poema visual » | «Tiresias de la Plana» » 

dissabte, de febrer 19, 2005 

Despensa del valencià

Bienvolgudo lector, Bienvolguda lectora, permitidme ahui que deje a un costado mi limousina lenguaje trasticional y ampre el valenciano de nuestro residente de la Generalidad para hacer una despensa aferrizada del valenciano. Y ¿qué mejor despensa que utilizarlo puro y pristilino, como nuestro adorado resistente Francesc Camps? Nuestro resistente en la Yeneralidad ha sabido restañarse a los efluvios de sirena a los que tanto se prodigia el invasor Maregall y ha sorteado con timón firme escuellos y parañes malignos a los que no han sabido resistirse a las facilidades de la carne: verbigracia Jaume Matas y otros baleáricos dados a cogorcias y porfias en antros de baja reputinación en la Rusia de Putin. Asina, Francesc Camps ha sabido fugir como arma que lleva el Macabro del Narco Mediterráneo y no ha sacombido al chantaje al que se ve sometido el presidente del Gobierno de las Españas, el señor Zampatero que en, convivencia y con malos tratos y adalides d’Asquerra la de Chiclana, nos quiere trobar nuestro agonismo en Europa.
Hamos pues de defender aferrizadamente, como ya decía o dijiese, nuestro dulce valenciano, nuestro dulce arnadí, nuestras dulces figas albardadas, nuestros buñuelos de viento (esos que pasan en ràfagas, como los estorninos) y nuestra indiosincrasia como pueblo, reino, región o nacionalitat más prehistórica que los edetanos y otras tribus que poblaban nuestros tragos, ignorando, en su bondad russouniana que ya hablaban y defendían nuestro nuestrado valenciano, aún ignorándolo, aún no sabiendo que hablaban, aún más encara, si cap, sin Locadèmia Valenciana de la Lengua, ya lo defenestraban tanto que, en los plomos ibéricos con que se allumenaban en la noche de los tiempos, y no la nit cantilinaria que cantaba Raimon, ya lo desfiniestraban tanto, digo, que, por perseverarlo de la lampiña septemtrional, lo escribieron en alfabetis ibérico, en plomos y fusibles, que todavía, ni los más doctos entre los saberudos han sabido despintar, y eso que era valenciano auténtico, de este que tenemos que dispensar a capa y frazada, como hace, con su uso nuestro guia i oli en un llum, el resistente Camps i Carxofar Nou, nuestra televisión autógena.
Ítem más, al igual que hacen los obispos, los que creyemos en la perseverrancia del valenciano hemos de abogar porque la indiosincrasia valenciana, la misma que con abrandado cálamo de pato coll-verd describía ese otro ilustre defensor del valenciano en la Costa Azul, que fue Vicente Plasta Ibáñez, hemos de abogar, digo otra vez, porque se nos reconozca nuestro supositorio histórico en la construcción de esa Europa rutilante que ha de volver a ser faro y aceite en un cresol en el concierto de las naciones internacionales que deforman nuestro planeta en el universo, es a dir, en el mundo mundial y en el universo universal después de aquél gran esclafit fallero que fue ese prolijio gastronómico que conocemos, porque lo ha destrico Stiffen Jaukins, como el Chitty-chitty-big-band, o alguna cosa aixina o aixana.
Por eso traigo a libación, a todos y todas que s’esgarrafan por defendre nuestro valenciano, esta cita de Daniel Defoe («Memorias de guerra del Capitán George Carleton. Los españoles vistos por un oficial inglés durante la Guerra de Sucesión». Virginia León Sanz, ed. Publicaciones de la Universidad de Alicante, ISBN 84-7908-690-4, con depósito legal en Murcia), página 185: «Allí [en Valencia] no se echa de menos ninguna de las fragancias de la naturaleza, y siempre tienen algo que ofrecer para recreo de una mirada atenta. La belleza de sus mujeres es proverbial, pero también lo es la agreisividad de sus bravos, habituales acompañantes de las mujeres públicas por estas tierras. Son delincuentes tan endurecidos que matarían por unas pocas monedas, así tuvieran luego que huir de su país. No es que otras regiones de España se hallen libres de semejantes alimañas, pero aquí abundan tanto, que, si hubiera de levantarse un censo de cuantos se hallan en otras partes del país, veríamos que nueve de cada diez son nacidos en esta provincia». Pues eso, nos cale, bravos políticos que defiendan con su retortica y su tesón lo nostre en la Constitución Europea, y el resto, globos de ansar…

Article del 14 de novembre de 2004

Hagiografia del Wuniatu

  • Sóc Wuniatu
  • Sóc a Wallis & Futuna
  • Les meues dades personals no tenen cap interès o són d'interès molt baix
La meua vida i miracles
www.flickr.com
This is a Flickr badge showing public photos from wuniatu. Make your own badge here.
Powered by Blogger
and Blogger Templates